• Luis Angel Rincon

Vivir viajando: ¿será posible recorrer el mundo sin gastar dinero?

Creo que con la afición a los viajes hay que ser realistas. Muchos quisiéramos vivir viajando, así como otros quisieran vivir en una fiesta continua. Sin embargo, la vida se trata de equilibrios.

Veo que existen muchas páginas y blogs que les prometen a sus lectores que es posible viajar continuamente sin gastar dinero. Aclarémoslo desde ya: es imposible viajar sin dinero. La circulación de personas entre países siempre ha sido y será una oportunidad de negocios que ninguna región dejará perder. Por algo el turismo es una industria que puede sostener una ciudad como París.

Hemos de gastar un mínimo cuando viajamos. Claro que no necesitamos tener una fortuna, como la mayoría de las personas piensan, ni ganarnos la lotería. Sólo necesitamos tener las ganas y las pilas bien puestas a la hora de ahorrarnos unos cuantos pagos o de sacar dinero extra ofreciendo alguna actividad para la que somos buenos.

Todos lo viajeros, hasta los mochileros, cuentan con algo de dinero para seguir su camino, o por lo menos cuentan con una opción B.

Hoy quisiera compartir con ustedes algunos de las opciones que los viajeros en todo el mundo utilizan para que su viaje sea lo más barato posible, lo que podría significar seguir viajando y viajando hasta donde nuestros deseos y esperanzas nos lleven.

Siempre he sentido que salir a viajar es como tirarse de un parapente o emprender una carrera en bicicleta de montaña. En el camino debemos aprender, a la fuerza.

Nadie sale de viaje sabiendo lo que va a encontrarse. Al principio puede ser angustioso, pero poco a poco se va ganando más seguridad. Al igual que cuando empezamos un larga carrera, lo importante es concentrarte en superar cada obstáculo hasta que, sin notarlo, lleguemos a la meta.

Si queremos ahorrar dinero a la hora de viajar y no tenemos miedo de ensuciarnos las manos, el trabajo voluntario es una opción. Se puede trabajar en granjas, fábricas o restaurantes donde ofrecen comida y alojamiento a cambio de servicios. Podemos ver muchas ofertas de este tipo en la página web de Woldpackers, a la cual tendremos que suscribirnos. Hay muchas ofertas en distintos países del mundo.



También la mayoría de los hostales ofrecen voluntariado. Se puede trabajar por alojamiento y si se tiene suerte algunos ofrecen un incentivo económico.

Otra opción es el housesitting. Se trata de cuidar la casa de una familia, normalmente mientras están de vacaciones. En este caso, nos tocaría encargarnos del mantenimiento de la casa, el cuidado del jardín o de una mascota. A cambio ofrecen un alojamiento cómodo y, en algunos casos, un pequeño sueldo. Si les interesa pueden revisar las páginas de Mind my House, Housecarers y Trusted Housesitters.

Otra de las modalidades de alojamiento que cada vez se hacen más popular para ahorrar dinero, se trata de Couchsurfing. Esta red de viajeros se extiende a todo el mundo. El couchsurfing se puede utilizar para encontrar un lugar donde hospedarse gratuitamente cuando salgamos de viaje y de esa misma forma compartir nuestra casa cuando uno de los viajeros necesite pasar una noche en nuestra ciudad. Basta con que nos ofrezcan un sofá y un techo seguro para que podamos descansar después de un largo trayecto. Además así tenemos la oportunidad de conocer a los lugareños de una forma más cercana.

También queda la opción de trabajar por cuenta propia. Podemos ofrecernos como profesor de idiomas, por ejemplo. Esta es una alternativa bastante viable para nosotros los latinos, ya que en muchos países cada vez son más los interesados en aprender español.

Por otro lado, si se tiene alguna habilidad manual, se puede vender artesanía o tocar algún instrumentos en una plaza o en el metro; en las playa del Caribe, tipo en Aruba o Margarita es común ver a artesanos vendiendo su trabajo. Lo importante es que aprendamos en la medida de lo posible a mantener intacto el dinero que cargamos con nosotros. Sobre todo, debemos contar siempre con un monto suficiente en caso de una emergencia.

En la vida siempre hay que ingeniárselas, aún más cuando siempre estamos en el camino.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 by Salir de Venezuela. Proudly created by me, Luis Ángel Rincón.