• Luis Angel Rincon

¿Un TPS para los venezolanos? (ventajas y desventajas)

No sé si podría hablar de ventajas con respecto a la migración venezolana. El hecho de que tantos millones de compatriotas nos encontremos en este momento desperdigados por el mundo, no se debe a nuestra decisión.

La mayoría de nosotros hubiese preferido quedarse luchando por el futuro del país al que tanto amamos y al que añoramos volver pronto. Pero no fue así. Y aunque nos tocó partir, hemos sabido sacarle provecho.

Hemos aprendido a convivir con otras culturas, a ser más globales, más humildes quizás. Ahora nos detenemos al momento de decir “vengo del mejor país del mundo”. Reflexionamos, aunque nuestro corazoncito esté gritando que obviamente sí es el mejor.

También la patria se nos ha vuelto más grande y ahora hay venezolanos regados por todas las latitudes. Desde Chile hasta Australia pasando por China y las islas griegas. Esta propagación hace que uno se sienta un poco más cerca de casa en cualquier parte, solamente basta con reconocer el acento venezolano a todo pulmón por las calles de Beijing o Tel Aviv. Somos nuestros propios embajadores.

Una amiga que vive en Estados Unidos me escribe sobre el estatus de protección temporal (TPS) que el exvicepresidente Joe Biden mencionó como una posibilidad para los venezolanos en su campaña presidencial y que recientemente fue aprobado por el Congreso, pero rechazado por el Senado.

Como muchos, ella solicitó un asilo después de haber sido víctima de un secuestro en la Regional del Centro la última vez que quiso visitar a su papá.

—¿Viste que la cosa era en Estados Unidos?— me comentó entre esperanzada y fanfarrona.

En verdad la aprobación de este trámite sería una buena noticia para los venezolanos que se encuentran en una situación precaria o ilegal.

Aunque presenta muchas restricciones.

Al momento de ser aprobado, si acaso llega a ganar Biden o el Senado lo reconsidera, solo funcionaría para los venezolanos que se encuentren en suelo estadounidense de forma irregular.

Ningún venezolano fuera de los Estados Unidos podría optar a ella. Por esto mi amiga me repitió en su mensaje: “Todavía estás a tiempo”; sobornándome, como si yo quisiera irme a vivir allá.

Claro, uno podría pensar en llegarse lo más pronto posible a Estados Unidos, pero precisamente tiempo es lo que sobra cuando se trata de este tipo de trámites. Pueden pasar muchos años para que sea aprobado si las cosas siguen como vamos.



Aunque el mismo presidente Trump habló del TPS para venezolanos, debe tomarse en cuenta que su Administración e inclusive su mismo partido Republicano ha exigido que este trámite en general sea cancelado. Particularmente han hecho énfasis en que se les cancele a otros países latinoamericanos que lo disfrutan: Nicaragua y Haití (como con Chile, nos volvemos a encontrar en la misma situación legal de los haitianos, el país mas pobre de la región ¿o ya somos nosotros?).

Además el TPS no aseguraría la situación permanente del que lo solicite. Como su propio nombre lo dice, se trata de una situación temporal. Podría aprobarse máximo por unos 18 meses y a partir de allí debería solicitarse una extensión. Se trata de una especie de interregno migratorio que le permitiría al solicitante estar tranquilo en Estados Unidos por-el-mo-men-to.

Su mayor beneficio es que le permitiría trabajar legalmente, además de la posibilidad de contar con un seguro médico o una licencia de conducir.

También habría que considerar el impacto del TPS en el plano político. Al aprobar este trámite la Administración norteamericana de cierta forma estaría “suavizando” su apoyo de la causa venezolana. Entonces, desde este punto de vista, quizá a los venezolanos que no vivimos en USA, no nos conviene que aprueben esto.

Podría parecer que este aliado dejaría por su propia cuenta a los venezolanos que aun siguen resistiendo dentro del país y que se aferran a la esperanza de que el apoyo de los países amigos, sobre todo estadounidense, favorecía la soñada salida y la recuperación del trabajador y hermoso país que todos extrañamos.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 by Salir de Venezuela. Proudly created by me, Luis Ángel Rincón.