• Luis Angel Rincon

País desierto: cada año serán más los venezolanos en el exterior

Hace un par de años los migrantes y refugiados venezolanos en el mundo eran un poco menos de 700 mil. Actualmente la ACNUR (Agencia de la ONU para los Refugiados) y la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) han informado que ya somos más de cuatro millones y contando.

Esta cifra significa que en los últimos años, en promedio, salen diariamente del país unos 5 mil venezolanos a causa de la crisis humanitaria. Con razón la ACNUR nos considera como uno de los grupos de poblaciones desplazadas más grandes del mundo.

Por lo visto, la mayoría de las personas que dejan Venezuela lo hacen por vía terrestre, así que los países vecinos están acogiendo a la mayor cantidad de emigrantes. Colombia acoge alrededor de 1,5 millones, por lo que cuenta con la mayor cantidad de venezolanos en el exilio.

La sigue Perú, con 800 mil, y Chile con 300 mil. Ecuador, Argentina y Brasil albergan a unos 200 mil venezolanos cada uno. Además, no hay que olvidar que México y los países de América Central y el Caribe también albergan un gran número de migrantes venezolanos.



Es decir, los países de América Latina están haciendo su parte para responder a esta crisis sin precedentes. Por lo que no resulta extraño que en algún momento empezaran a solicitar ayuda internacional.

Ya hemos visto como los gobiernos de la región han establecido mecanismos para coordinar su respuesta y facilitar la inclusión legal de los venezolanos. El más conocido de estos mecanismo es el Proceso de Quito que reunió a los países latinoamericanos afectados por el flujo de migrantes venezolanos.

La historia de nuestro país no había conocido un fenómeno de este tipo. Estamos hablando de un éxodo de la magnitud del provocado por la guerra en Siria. Prácticamente la mitad de las personas que viven en el país quiere salir de Venezuela. La magnitud del movimiento de migrantes es tal que obviamente se convertiría en un asunto de absoluta prioridad.

La gravedad de la situación venezolana requiere de coordinación internacional. Encuestas realizadas en 2018 estimaban que casi 50% de los venezolanos ya no tienen esperanza del que país mejore y solo piensan en emigrar para tener un mejor futuro.

Ni siquiera una eventual caída del gobierno implicaría una solución a la grave crisis económica y social que ha desgarrado el tejido social. La gente deja el país por el profundo empobrecimiento que ha llevado a casi nueve de cada diez venezolanos bajo el umbral de la pobreza.

Por más que se cambie al gobierno, la inflación no se va a detener ni se va a reinstaurar la confianza entre los venezolanos.

Mientras, yo quisiera tener esperanza. No quisiera imaginar que el daño ya está hecho y el país tardará mucho en arreglarse. Lo que sí ocurrirá mientras se espera una solución para la crisis será la salida de cada vez más venezolanos en busca de una vida mejor.

Un alivio para proteger y velar por esas personas que dejan desesperadamente el país sería la aprobación del estatus de refugiado para los venezolanos.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 by Salir de Venezuela. Proudly created by me, Luis Ángel Rincón.