• Luis Angel Rincon

La isla de Martinica: otra opción en el Caribe para los venezolanos

Como la costa de Venezuela, la isla de Martinica tiene paisajes extraordinarios, con playas y selvas tropicales. Podríamos decir que esta isla caribeña, en particular, se destaca por sus pintorescos puertos.

Los venezolanos cuando pensamos en el Caribe, aparte de las islas de habla hispana, nos enfocamos en las que tenemos más cerca, como Curaçao o Trinidad, y no vemos como un destino las distintas islas. Tampoco se encuentran muy lejos.

En Martinica se combinan las culturas francesa y caribeña. Esto se nota tanto en los edificios como en la vida cotidiana.

Al momento de viajar deben tener en cuenta que Martinica es un departamento de ultramar francés, lo cual significa que es una parte más de Francia, al igual que las Canarias o las Baleares en España. Es decir, de cierta forma, por vivir en esta isla ya se encontrarían en territorio francés, por lo menos legalmente.

Su capital es Fort-de-France, una pequeña ciudad típica del Caribe, de calles estrechas y sinuosas, llenas de ruidos y colores.



La principal fuente de ingresos de Martinica es el cultivo de la banana. Por lo que se podría decir con propiedad que esta isla es una república bananera en toda regla, lo que por prejuicio podríamos rechazar, pero en realidad le otorga su encanto particular.

Como ya les mencioné, por los paisajes y el clima, algunos momentos se sentirán en Venezuela, aunque tiene sus diferencias. Como toda isla del Caribe, Martinica es vulnerable a huracanes, actividad volcánica y ciclones, los cuales pueden llegar a tener terribles efectos.

Sobre todo, a un venezolano se le hará muy extraño vivir tan cerca de un volcán. El más grande es el Montagne Pelée.

Por sus volcanes, la actividad sísmica en Martinica es permanente, por lo que son frecuentes los terremotos a lo largo del año.

Los trabajos que más desempeñan los que no son nativos en la isla están relacionados con el sector salud. En Martinica siempre tendrán opciones de trabajo los médicos, enfermeros o fisioterapeuta.

También hay profesores de idiomas e ingenieros que viajan a la isla por un proyecto determinado.

Asimismo, los venezolanos que se desempeñan en el sector turismo, bastante mermado en nuestro país, tienen muchas opciones en Martinica.

La gente que visitan la Martinica suele ser viajeros que buscan tranquilidad y disfrute. El ambiente de la isla siempre es de fiesta. Hay un ambiente mágico.

Todos los turistas están buscando pasarlo bien y disfrutar cada momento. Por lo que están dispuestos a gastar mucho dinero. Así que los que trabajan en servicios turísticos pueden pensar en Martinica como una opción.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 by Salir de Venezuela. Proudly created by me, Luis Ángel Rincón.