• Luis Angel Rincon

Asilo o refugio: ¿una posibilidad real de emigrar para los venezolanos?

Actualizado: 18 de oct de 2019

Cada vez son más los venezolanos que se van del país contando con la opción de solicitar refugio o asilo. La ACNUR considera que la mayoría de los venezolanos que huyen del país deben ser tratados como refugiados y necesitan protección internacional. Esta agencia de la ONU exhorta a que los venezolanos, sea cual sea su situación legal, no sean deportados o forzados a regresar.





Nos encontramos ante un fenómeno que se ha vuelto muy común. Son frecuentes las conversaciones sobre asilo en los foros de venezolanos que emigran o en páginas de Facebook. Muchas personas lo están considerando como una manera efectiva y confiable de quedarse en países como España o Estados Unidos.

¿Pero será realmente este tipo de trámite una buena manera de emigrar? Antes que nada, hay que tener claro cuál es la diferencia entre pedir refugio o asilo.

Propiamente, la condición de refugiados no les ha sido adjudicada a los venezolanos. Es muy distinto ser “tratado como” un refugiado a ser uno. Esta condición se otorga antes de llegar al país de acogida, cuya administración decide quién puede entrar a su territorio, a cambio de demostrar que se es perseguido por su raza, religión u opinión política.

Incluso en casos críticos se les puede costear el traslado y los primeros meses de estadía al solicitante de refugio. Además puede incluir en el trámite a su familia y también puede trabajar inmediatamente.

El asilo, en cambio, es una forma de protección que la persona solicita una vez se encuentra en el país de acogida. Por lo general, se pide en el aeropuerto al momento de arribar.

A diferencia del refugiado, el demandante de asilo no tiene derecho a trabajar inmediatamente. Por lo general debe esperar un lapso de unos cuantos meses a que se le entregue algún comprobante que le permita ejercer alguna actividad laboral.

Es innegable que en Venezuela existe una situación en la que determinadas personas podrían calificar para asilo, sobre todo por razones políticas. No obstante, dicha persecución tiene que ser grave, además de ser demostrada.

Entre las ventajas de pedir asilo y refugio, se encuentran:

-Se puede residir en el país de acogida y eventualmente trabajar.

-No se puede expulsar o devolver a quien lo solicita hasta que no se haya resuelto el trámite. Este es un derecho de cada migrante.

–Se puede recibir ayuda de ACNUR o cualquier otra agencia que se encargue de proteger y resolver la difícil situación de los que emigran.

Pero como todo trámite, estos procesos también tienen sus desventajas, entre las que podemos contar:

-El derecho de asilo se concede a quienes logren demostrar con pruebas claras y contundentes que son perseguidos por motivos de raza, religión, opinión política o por pertenecer a determinado grupo social. Lamentablemente, no basta la inseguridad ni que el sueldo no alcance para comer por culpa de políticas corruptas de tu gobierno.

-Por razones políticas y administrativas, las aprobaciones son reducidas, y hay países con conflictos armados muy graves, como Siria o Ucrania, que van primero en este tipo de solicitudes.

-Al pedir asilo, se está en obligación de permanecer en el país de acogida y en algunos países se debe entregar el pasaporte.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 by Salir de Venezuela. Proudly created by me, Luis Ángel Rincón.