• Luis Angel Rincon

Asilo en Estados Unidos para venezolanos. ¿Será tan fácil como parece?

En 2018 fueron 30 mil los venezolanos que solicitaron la condición de refugiados ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos. Dicha cifra en lo que va de este año se mantiene en ascenso. Incluso ya superó el número de emigrantes de China que, desde hace más de 20 años, eran lo que más solicitaban esta condición al pisar suelo estadounidense.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) considera que la mayoría de los venezolanos que huyen del país deben ser tratados como refugiados y necesitan protección internacional. Esta agencia de la ONU exhorta a que los venezolanos, sea cual sea su situación legal, no sean deportados o forzados a regresar.

Aunque desde 2015 más de cuatro millones de personas han abandonado Venezuela, solo medio millón ha solicitado la condición de refugio, cerca de la mitad de ellos personas que ingresaron por vía terrestre al Perú, luego de que este país aprobara una visa especial.

El asilo es una forma de protección que la persona solicita una vez se encuentra en Estados Unidos. Por lo general, se pide en el aeropuerto al momento de arribar.

En caso de que los venezolanos lleguen como tantos otro migrantes a la frontera con México, al iniciar el proceso de asilo, serán inscritos en una lista de espera y deberán permanecer en México por aproximadamente un mes, hasta que sean llamados para la entrevista con un funcionario de inmigración.

En dicha entrevista un agente federal determinará si califican para ser escuchados por un juez de inmigración y así poder ingresar a Estados Unidos. Una vez se le concede la entrada, el demandante de asilo no tiene derecho a trabajar inmediatamente.

Importante: los migrantes que llegan a Estados Unidos deben demostrar que tienen un temor real de regresar a su país de origen. Es innegable que en Venezuela existe una situación en la que determinadas personas podrían calificar para asilo, sobre todo por razones políticas. No obstante, dicha persecución tiene que ser grave, además de ser demostrada.

El presidente Donald Trump se ha manifestado en contra de los solicitantes de asilo, alegando que muchos de ellos son partícipes de un “gran engaño” y ha amenazado que serán expulsado del país en caso de no sostener con pruebas su demanda.

La agresiva política exterior de Trump hacia el gobierno de Nicolás Maduro, y su amplia represión de la inmigración, están empezando a tener un fuerte efecto contra los venezolanos que solicitan asilo.

Recuerden que el asilo no se trata de una residencia, sino de una condición de protección al migrante que le permite permanecer en Estados Unidos y eventualmente optar por una residencia.



Además de ser un derecho internacional, por lo que no se puede expulsar o devolver a quien la pide. Lamentablemente, no basta la inseguridad ni que el sueldo no alcance para comer para solicitarla ni que el país esté lleno de corruptos. Los migrantes deben demostrar con pruebas claras y contundentes que son perseguidos por motivos de raza, religión u opinión política.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 by Salir de Venezuela. Proudly created by me, Luis Ángel Rincón.